Daniel Moreno Armendáriz, de tan solo tres años de edad y natural de Tafalla, ha sorprendido con su arte y manejo del capote a todos los presentes en la suelta de vaquillas que se celebra cada tarde en la localidad de Mélida.

Mélida celebraba su Día del niño y Javier Moreno, su padre (nacido precisamente en esa localidad), le preguntó si le apetecía torear en la plaza del pueblo antes de las vaquillas. Como no sabían qué haría al final, lo vistieron de torero y acudieron, como es costumbre, a ver las vaquillas y el encierro.

“Lo sacamos y al principio comenzó a torear”, explica Susana. Su padre conducía el torico de ruedas y ella le sujetaba las banderillas durante la faena. Pero eso no es todo, porque tras terminar su actuación, en la que deslumbró imitando todas las poses y movimientos de los matadores de toros, Óscar e Iñaki Baquero (amigos del padre) lo sacaron a hombros por la plaza ante la tierna mirada del público.